Inicio Mapa del Sitio Contacto

PARROQUIA

Historia
Fiestas
Museo
Grupos parroquiales

SERVICIOS

Noticias
Agenda
Horario Actos y Cultos
Enlaces

ESPECIALES

Arciprestazgo Sahúco
Escritos del Párroco
Materiales

RINCONES

Rincón Litúrgico
Rincón Misionero
Rincón Vocacional
En memoria...
Restauración

VISITAMOS

Otras parroquias
Otras aldeas
Colonia del Sahúco
Hijas de la Caridad
Guía para el visitante
© 2007- Parroquia N.S. de la
Esperanza · Peñas de San Pedro (AB)
Diseño y HostingOnirics
 
Cristo del Sahúco
Galería de imágenes
 

SALUDA 2009

José Joaquín Tárraga

volver

Para los que amamos a Peñas sabemos que las fiestas de este año son y serán distintas, tristes, sin alma,… Las Hermanas de Peñas nos dicen adiós. Adiós para siempre.

Desde 1923 las Hermanas han sido queridas, respetadas y amadas por todos y siguen siendo a fecha de hoy una comunidad referente. Ellas llevan durante todo este tiempo propagando el cariño de la Milagrosa, la devoción a María y la ayuda a los más pobres al estilo de San Vicente y Santa Luisa. Ellas han enseñado a leer a tanta gente, a valerse por sí mismas, han cuidado de vuestros hijos, han dado de comer al hambriento, velado a vuestros muertos, rezado por todos.

Las Hermanas de Peñas son referente de opción por los pobres en nuestra comarca, una de las más pobres de la provincia: visitan a los enfermos en casa y hospitales, acompañan en el duelo, visitan a las personas solas, acompañan la acción catequética, litúrgica, pastoral y caritativa en la parroquia y aldeas, acompañan y sostienen a vuestro cura. Son presencia del Reino en las calles del pueblo.

Las Hermanas se marchan de nuestro pueblo. Parece un mal sueño, una broma pesada y de mal gusto. Yo no me lo quiero creer. Pero es la realidad. Se van porque no hay relevo, porque la crisis de vocaciones ha llegado a nuestro pueblo y nos ha tocado de pleno.

El pueblo llora, y llora mucho y con sentimiento. Impresionante y emocionante ver llorar a la gente cuando plasmaban su firma en contra de la marcha de las Hermanas. El pueblo las respeta y las quiere.

Las Hermanas han dado todo. No hay reproche en nuestros corazones. Nuestro interior rebosa agradecimiento. Ellas han entregado toda su vida por Cristo y los pobres. Se han hecho uno con nosotros que hasta comparten nuestro campo santo. No les podemos pedir más.

Su presencia y su trabajo en nuestro pueblo ha sido siempre constante y no deseamos que se vayan. Las queremos junto a nosotros.

Sor Irene, Sor Pilar, Sor Encarna y Sor Dolores se marchan y no hay relevo. Ellas, conocidas como las Hermanas de Peñas, nos dicen adiós.

Se marchan con un sueño, con un deseo, con una petición al Santo Cristo y a la Milagrosa del Castillo: ¡que surjan vocaciones de nuestro pueblo! Jóvenes, muchachas y muchachos, dispuestos a dar la vida por Cristo, a entregarse a los pobres, a enseñar al que no sabe, visitar y sanar al enfermo, acompañar al solo, vestir al desnudo, dar de comer al hambriento, acoger a los sin techos, dar alegría a los tristes,…

Ellas han sembrado, ahora toca que el fruto madure.

Peñas siempre será vicenciano. Siempre será mariano. Siempre agradecido a las Hijas de la Caridad, a las Hermanas de Peñas.

Siempre: ¡Gracias!

Vuestro cura:
José Joaquín